A Este Lado De La Tumba <> Patri

“En el último momento abandonamos lo que teníamos preparado y le dedicamos íntegramente el programa a Patricia Heras en los seis meses de su muerte. No sólo damos información sobre el terrible atropello que sufrió por parte de policías, jueces, médicos… sino que nos centramos en su palabra poética, en los maravillosos poemas que escribió y publicó en su blog que ya desde aquí os recomendamos: http://poetadifunta.blogspot.com. Desde su ultramundo, Patricia habla.”

24-10-2011

Advertisements

–777– Ritual Noise – PechblendaLab –

 

Del ritual al acid noise

ritual+noise.head.138379369094ritual_noise_27 noviembre celebramos
7 meses desde
7 de abril

jueves 7 noviembre 2013
os invitamos hoy jueves a partir de las 21:13 a un concierto noise.
montaremos en la nave de cielo inmenso (nave quemada) escenografía y ofreceremos una performance ruidista inolvidable!

[Lain_Serial_Experiments]

Boa – Duvet

And you don’t seem to understand,
A shame you seemed an honest man.
And all the fears you hold so dear,
Will turn to whisper in your ear

And you know what they say might hurt you
And you know that it means so much
And you don’t even feel a thing

I am fallen
I am faded
I have lost it all

And you don’t seem the lying kind
A shame that I can read your mind
And all the things that I read there
Candle-lit smile that we both share

And you know I don’t mean to hurt you
And you know that it means so much
And you don’t even feel a thing

*Chorus x3 (Three times)*
I am fallen
I am faded
I am drowning, help me to breathe

I am hurting
I have lost it all
I am losing, help me to breath

[Alien orchestra at quEar Festival 2013]

(Filmed by Zara)

Alien Orchestra is based on circuit bending and noise influence to design an alien live performance and a sound and visual installation to represent, interpret, distorsionate, modify, characterize, reproduce, recreate and hack some of the 70-80′s opera queer, trans, punk and radical singers figures that have been and are a huge reference in our lives, styles, thoughts until now.
Using electronic sound circuits made by ourselves, modifying our body shapes and with some extra-help from alien hardware and DIY devices we will try to recreate what Reed Ghazala in “Circuit Bending Build your Own Alien Instruments” was trying to make us learn and understand.

Se acerca ya este festival transfeminista dedicado exclusivamente al ruido, a performance y talleres en los cuales Dead Mutanger participará.

Las fechas son del 30 de agosto al 1 de septiembre, non-stop electronics circuits and noise en Berlin.

Mutan presentará Alien Orchestra, obra inédita en la cual nos basaremos en la influencia del circuit bending y noise para diseñar una alien live performance y una instalación visual con tal de representar, interpretar, distorsionar, modificar, caracterizar, reproducir, recrear y hackear algunxs cantantxs de opera, queers, trans, punk y radicales de los años 70-80 que han sido y son una enorme referencia en nuestras vidas, estilos, pensamiento..

Vamos, un follón auto-generado del puro kaos de nuestra propriocepcion.

Juntxs daremos también un taller: Radiophonics Body Play y Voices from the Grave (radiofonia body play y voces de ultratumba), que consistirá en la construcción, entendimiento y ensamblaje de 2 o 3 circuitos electronicos para sonido y amplificación, juego y frikeo con radiocassettes y circuit bending usando tecladitos y juguetes con sonido. A todo esto, le sumamos la guarrería de practicar y performar con lxs participantes, con mucho humor, glamour y cutrerío, el responder instantáneamente a las microviolencias diarias que vivimos en nuestras propias carnes, usando el ruido ensordecedor, las voces de ultratumba y los agudos estremecedores.

Porque somos unxs malditxs bichxs mutantes y no nos levantaremos jamás del suelo roñoso por el cual nos restregamos y frotamos.

Porque vamos a reventar el quEAR con nuestro monstruosismo.

[Siouxsie & The Banshees – Sick Child]

[Siouxsie & the Banshees – Sick Child]

And I know I never knew you
Your mind your pain I will melt your winter tears
If you say you will
If you could say you will

Convalescing bruised I set my mind awake
Dare to take another look
If you say you will
If you could say you will

King of moon gloomy afternoon
Losing track of word and metre
Still shaking in this tear room
Like a sick child
Still shaking nothing reconciled
Like a sick child

Melancholia colliding out of mind
In a silver swirl I take a lungful in
Blow a fistful out if you could say you will

King of moon gloomy afternoon
Losing track of word and metre
Make your final touch people talk too much
Madman screams an unknown language

Still shaking in the tear room
Like a sick child
Still shaking nothing reconciled
Like a sick child

[El espejo de la melancolia]

¡Todo es espejo! – Octavio Paz

erz

…vivía delante de su gran espejo sombrío, el famoso espejo cuyo modelo había diseñado ella misma… Tan confortable era que presentaba unos salientes en donde apoyar los brazos de manera de permanecer muchas horas frente a él sin fatigarse. Podemos conjeturar que habiendo creído diseñar un espejo, Erzsébet trazó los planos de su morada. Y ahora comprendemos por qué sólo la música más arrebatadoramente triste de su orquesta de gitanos o las riesgosas partidas de caza o el violento perfume de las hierbas mágicas en la cabaña de la hechicera o -sobre todo- los subsuelos anegados de sangre humana, pudieron alumbrar en los ojos de su perfecta cara algo a modo de mirada viviente. Porque nadie tiene más sed de tierra, de sangre y de sexualidad feroz que estas criaturas que habitan los fríos espejos. Y a propósito de espejos: nunca pudieron aclararse los rumores acerca de la homosexualidad de la condesa, ignorándose si se trataba de una tendencia inconsciente o si, por lo contrario, la aceptó con naturalidad, como un derecho más que le correspondía. En lo esencial, vivió sumida en su ámbito exclusivamente femenino. No hubo sino mujeres en sus noches de crímenes. Luego, algunos detalles, son obviamente reveladores: por ejemplo, en la sala de torturas, en los momentos de máxima tensión, solía introducir ella misma un cirio ardiente en el sexo de la víctima. También hay testimonios que dicen de una lujuria menos solitaria. Una sirvienta aseguró en el proceso que una aristocrática y misteriosa dama vestida de mancebo visitaba a la condesa. En una ocasión las descubrió juntas, torturando a una muchacha. Pero se ignora si compartían otros placeres que los sádicos.

Continúo con el tema del espejo. Si bien no se trata de explicar a esta siniestra figura, es preciso detenerse en el hecho de que padecía el mal del siglo XVI: la melancolía.

Un color invariable rige al melancólico: su interior es un espacio de color de luto; nada pasa allí, nadie pasa. Es una escena sin decorados donde el yo inerte es asistido por el yo que sufre por esa inercia. Éste quisiera liberar al prisionero, pero cualquier tentativa fracasa como hubiera fracasado Teseo si , además de ser él mismo, hubiese sido, también, el Minotauro; matarlo, entonces, habría exigido matarse. Pero hay remedios fugitivos: los placeres sexuales, por ejemplo, por un breve tiempo pueden borrar la silenciosa galería de ecos y de espejos que es el alma melancólica. Y más aún: hasta pueden iluminar ese recinto enlutado y transformarlo en una suerte de cajita de música con figuras de vivos y alegres colores que danzan y cantan deliciosamente. Luego, cuando se acabe la cuerda, habrá que retornar a la inmovilidad y al silencio. La cajita de música no es un medio de comparación gratuito. Creo que la melancolía es, en suma, un problema musical: una disonancia, un ritmo trastornado. Mientras afuera todo sucede con un ritmo vertiginoso de cascada, adentro hay una lentitud exhausta de gota de agua cayendo de tanto en tanto. De allí que ese afuera contemplado desde el adentro melancólico resulte absurdo e irreal y constituya “la farsa que todos tenemos que representar”. Pero por un instante -sea por una música salvaje, o alguna droga, o el acto sexual en su máxima violencia-, el ritmo lentísimo del melancólico no sólo llega a acordarse con el del mundo externo, sino que lo sobrepasa con una desmesura indeciblemente dichosa; y el yo vibra animado por energías delirantes.

Al melancólico el tiempo se le manifiesta como suspensión del transcurrir -en verdad, hay un transcurrir, pero su lentitud evoca el crecimiento de las uñas de los muertos- que precede y continúa a la violencia fatalmente efímera. Entre dos silencios o dos muertes, la prodigiosa y fugaz velocidad, revestida de variadas formas que van de la inocente ebriedad a las perversiones sexuales y aun al crimen. Y pienso en Erzsébet Báthory y en sus noches cuyo ritmo medían los gritos de las adolescentes. El libro que comento en estas notas lleva un retrato de la condesa: la sombría y hermosa dama se parece a la alegoría de la melancolía que muestran los viejos grabados. Quiero recordar, además, que en su época una melancólica significaba una poseída por el demonio.”

“La Condesa Sangrienta” Alejandra Pizarnik